Skip to the content

La capacidad de una organización de anticiparse depende en gran medida del modelo de gestión operativo.

Queremos acompañarte en el despliegue de tu estrategia, en la gestión de su implantación y hacer más eficaz el reporting de tu actividad, ayudándote a tomar decisiones basadas en el análisis de información relevante y actualizada.

Nuestras líneas de outsourcing tienen como objetivo

  1. garantizar el despliegue de la estrategia
  2. gestionar la actividad 
  3. ofrecer visibilidad a Dirección sobre lo realizado por el equipo

Estos tres bloques se adaptan/personalizan al ámbito específico de la colaboración:

  • innovación
  • calidad
  • inversión industrial
  • procesos y/o procedimientos...

Se trata de reforzar el alineamiento de la actividad y optimizar el uso de los recursos con los objetivos establecidos.

Nuestro servicio de Outsourcing de la Unidad de Gestión (OUG) permite ampliar el enfoque sobre los requisitos y alcanzar anticipadamente los objetivos establecidos, a través de un soporte específico, ajustado a las necesidades de la organización, enmarcado en un plazo que ayuda a ésta a internalizar los cambios facilitando la transición y variabilizando un coste temporal asociado al esfuerzo de arrancada.

Los sistemas de gestión, desde las primeras revisiones de la ISO 9000 han apostado por hacer de la gestión del día a día una herramienta de mejora continua encaminada a desarrollar la competitividad de la organización.

En el proceso seguido hasta la publicación de la actual revisión en vigor (UNE-EN ISO 9001:2015) el estándar ha ido poniendo el foco sucesivamente en la mejora continua, la gestión por procesos, la atención a la voz del Cliente y el liderazgo y compromiso de la Dirección.

Todo lo indicado en el ámbito de la familia ISO 9000 (calidad) es trasladable a la gestión de la innovación (UNE 166002:2014, UNE-EN 16555-1:2013 EX y el resultado del ISO/TC 279 pendiente aún de su publicación) con la misma idea de perseguir objetivos de eficacia y eficiencia.

La eficacia que debe guiar la gestión de las operaciones de manera que los esfuerzos desarrollados estén completamente alineados con la estrategia y los objetivos de la organización en su conjunto y la eficiencia que permita optimizar cada euro invertido en dicho esfuerzo.